Automasaje para los pies

Masaje o automasaje para descargar y relajar pie, dedos y planta del pie después de correr.

En el video el masaje lo realiza otra persona pero nos lo podemos hacer nosotros mismos aplicando las técnicas mostradas.


video


Además el Doctor Hernán Silván (www.hernansilvan.com) explica lo siguiente respecto al automasaje de los pies.

Automasaje de los pies y plantas

Por ser el pie la base de nuestra biomecánica al correr y también porque a través de la planta del pie obtenemos resultados muy probados a nivel reflejo en cualquier parte del organismo, merece una mención especial esta zona cuando va a ser automasajeada.

El automasaje del miembro inferior siempre se iniciará en el pie. Para ello se realizará sentado en el suelo con la pierna flexionada por la rodilla para alcanzar fácilmente el pie con ambas manos. La frotación, desde los dedos, se hace simultáneamente con ambas manos. El pie se agarra con la palma de la mano y los pulgares en la parte de arriba del pie. Los movimientos de fricción se realizan desde la punta de los dedos hacia el talón o la cara anterior del tobillo, llegando a envolver el tendón de Aquiles. Además de friccionar podemos «amasar» con la base de nuestras palmas por los lados de los pulgares, cogiendo el borde interno y externo de nuestro pie y apretando suavemente al principio, para ir aumentando las presiones e incluso realizando movimientos alternantes de estrujado. También podemos hacer un «rodillo» con nuestra mano en puño y deslizarlo sobre toda la planta del pie. Por último conviene estirar los dedos hacia la pierna o hacia abajo para estirar bien la fascia plantar y las inserciones tendinosas dorsales del pie y pierna.

Podemos acabar la sesión de automasaje podal con aplicaciones de presión puntual en determinadas zonas que, de forma refleja, tienen representación o repercusión en el resto del cuerpo, así, en la cara interna del pie está representada la columna vertebral, por tanto, presiones profundas durante cinco o diez segundos a lo largo del canto interno del pie relajan la espalda y esto es interesante después del ejercicio. También podemos obtener reacciones reflejas de estimulación o excitación a realizar antes de la actividad física, como son las presiones sobre un punto intermedio entre el maleolo interno o hueso del tobillo por dentro (maleolo tibial) y el canto interno del pie, donde se dice están representadas las caderas, o en el mismo nivel pero la parte externa del tobillo (entre el maleolo del peroné y el canto externo del pie), donde se dice están representadas las glándulas suprarrenales (adrenalina) y sexuales (ovarios, testículos) que ayudan a realizar más vivamente el ejercicio en sus inicios. Es una estimulación fisiológica ¡por supuesto no considerada como dóping!

Las presiones sobre los puntos reflejos del pie se hacen con movimientos profundos y circulares durante unos pocos segundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario